la impresión offset

El offset es un sistema de impresión indirecto puesto que la imagen no pasa de la plancha al papel directamente

El proceso consiste en aplicar la tinta, normalmente oleosa, sobre una plancha metálica. De ahí pasa a un cilindro cubierto por un material flexible que es el que recibe la imagen para transferirla (por presión) a la superficie a imprimir. Gracias a la flexibilidad del caucho o silicona, la tinta es capaz impregnar superficies con texturas irregulares, ofreciendo una mayor calidad.

La plancha es un soporte plano de aleación metálica que por una cara lleva una película fotosensible y lipofílica. Son monocromáticas, por lo que sólo pueden transferir un color. Esto obliga a tratar la imagen descomponiéndola según el modelo de color CMYK (Cian, Magenta, Yelow, black). La combinación de ellos logra obtener casi todos los demás. Por tanto para imprimir una imagen a color se necesitan 4 planchas.

A partir de la imagen separada se crea un fotolito, el cual se se proyecta con luz ultravioleta sobre una emulsión sensible lipofílica esparcida sobre un sustrato metálico que luego se revela.

Una vez tenemos las planchas se montan en los cuerpos impresores de la máquina. Se colocan en el rodillo, por un lado está en contacto con los mojadores y por otro con los entintadores. 

Recibe agua y tinta de forma que, debido a la naturaleza lipofílica de la emulsión de la plancha, y del tratamiento que lleva, la zona con la imagen capta la tinta y la que no lleva imagen la repele. De esta manera la transfiere a un caucho que forra otro cilindro, siendo éste el que, inmediatamente la plasma, mediante presión, en el papel.

Este sistema de impresión está especialmente indicado para negocios que necesitan grandes tiradas. Sus evidentes ventajas de calidad, rapidez y costo, permite trabajos en los que a mayor volumen de impresión más reducido es el precio por unidad.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
× ¿Puedo ayudarte? Available from 08:30 to 18:30